C - Autoconocimiento-Crecimiento personal -, T - TIENDA - Objetos especiales y magicos.

La Flor de la Vida y la luz…

“Cuando estaba dando este taller hace muchos años, había ahí presente cierta persona. Creo que no diré su nombre porque no sé si quiere que lo diga. El es considerado uno de los tres más grandes expertos en luz en el mundo. Es también una de las personas más brillantes. Este hombre es increíble. Cuando salió de la universidad tenía veintitrés años y Martín Marietta lo contrató y le dio una gran cantidad de dinero y un gran equipo de científicos. Les dijeron: “Hagan lo que ustedes quieran. A nosotros no nos importa”. Así es de brillante esta persona. Así que con ese dinero él estudió a la luz. Una de las primeras cosas que hizo fue estudiar los ojos, porque los ojos son los que reciben la luz.
Si quieren estudiar algo en la naturaleza, primero obtienen sus
componentes; en este caso, las ondas de luz y el instrumento que recibe las ondas de luz, el ojo orgánico, porque el uno refleja las otras en su confección geométrica. Debería haber una similitud entre el ojo y las ondas de luz, como también en sus movimientos. Si están tratando de construir un instrumento para recibir algo, lo más cercanamente que puedan duplicar lo que están recibiendo, tanto mejor lo podrán recibir.

Este caballero descubrió, después de estudiar casi todos los tipos de ojos sobre el planeta, que hay seis categorías, algo similar a los cristales.
Hay seis diferentes tipos de ojos en el planeta Tierra, y cada cosa viviente dentro de un cierto tipo tiene similitudes tanto geométricas como también físicas con todos los demás seres vivientes en esa categoría.
Conocí a ese caballero cuando vino a uno de mis primeros talleres, y cuando proyecté esta ilustración en la pantalla (Fig. 12-18) casi se cae de su silla.

Comenzó a ponerse un poco enfadado, y explicó por qué.
Imagínense, después de toda su investigación, estudiando y clasificando ojos y estudiando sus campos relacionados, ese es el dibujo al que él llegó para representar el hilo común entre todos los ojos. Así fue como él los categorizó. Al principio pensó que probablemente se lo había robado. Pero ahora sabe que simplemente lo recibí de Toth. Y como ustedes saben, esa
información no es y no puede pertenecer a nadie. Pertenece a todos nosotros, y es accesible a cualquiera que haga las preguntas correctas.
Está incrustada en cada célula de toda cosa viviente”

“El Antiguo Secreto de La Flor de la Vida”

Drunvalo Melchizedek

Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s