C - Cuentos y La Abuela Tatiana.

El Cierbo y la Rosas.

El Ciervo y las Rosas.

 

Cuentan unas personas que vivieron en África, que en su estancia alli, vivieron junto a unos amigos que disponían de una residencia, donde por añoranza de su vista y aroma, con gran esmero, lograron plantar rosas.

La casa rebozaba de su fragancia y de sus colores.  Eran el regocijo de todos.

Una mañana, extrañamente de los arbustos, varias flores habían desaparecido.

Por la forma de los cortes se trataba de algún animal, por lo cual decidieron

Vigilar para ver cual podía haber elegido tan raro alimento y que hacer para impedir

Tales perdidas.

Después de varias semanas, sin poder ni distinguir el animal ni poder impedir que se comiera más flores, un vecino aquejado de insomnio vino a avisarles, había visto por allí un ciervo de corta edad.

Las flores iban desapareciendo poco a poco, el dueño decidió quedarse esa noche a vigilar y ver si podía de alguna manera espantar el animal.

A ultima hora decidió esparcir otro tipo de alimento, a ver si renunciaba por ellos a las flores, olvidando así las pocas rosas que quedaban.

Lo espero, vino, se acerco con pasos sigilosos, hizo caso omiso del alimento esparcido por los suelos y se acerco a las ramas, alargo el hocico y… sus miradas se encontraron.  

Estas personas me contaron aun sorprendidas, que el fue incapaz de hacer nada.

Las últimas rosas fueron desapareciendo.

Una mañana, al los pies del ultimo rosal desde hace tiempo sin flores, yacía inerte el cuerpo del ciervo.

Esta es la historia real de un ciervo que decidió comer solo rosas o no comer.

 

Cuenta una leyenda que en cierto sitio del desierto, los hombres que han estado por estos parajes han visto un ciervo de corta edad. Unos dicen que es una ilusión, otros que es real y que lo han podido tocar.

Lo que si es cierto es que por estos lugares ya jamás nadie ha vuelto a morir de sed.

 

             Persona Celeste Atalaya.

 

                                                                                         4 de diciembre de 2005. (Cuadernos a mis antepasados)

Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s